Noticias

Inventan cable que permite cargar autos eléctricos en menos de 5 minutos

Inventan cable que permite cargar autos eléctricos en menos de 5 minutos

23/11/2021


El equipo de la Universidad de Purdue, que lidera este proyecto aún pendiente de patente, solo puede demostrar su sistema en el laboratorio y aún no se prueba en los autos eléctricos.


Un grupo de científicos parece haber encontrado la solución a uno de los temas que pueden darle una nueva ventaja a los vehículos electrificados frente a los autos de gasolina en esta carrera por la electrificación del transporte; se trata del invento de un cable capaz de cargar un coche eléctrico de 0% a 100% en menos de 5 minutos, tan rápido o más rápido que llenar un tanque de gasolina.


Este proyecto, emprendido por la Universidad de Purdue en colaboración con el grupo automovilístico Ford, está pendiente de patente ya que aún no se prueba el cable con autos eléctricos. Esto se enmarca en uno de los grandes objetivos de Ford, que quiere lanzar su coche eléctrico con la misma autonomía y velocidad de carga que uno de gasolina, dos claves de los vehículos de este tipo de tecnología.


Como sabemos, hoy se siguen dando esfuerzos por mejorar la autonomía de los vehículos eléctricos. Por ahora, Lucid es el fabricante con la mayor autonomía eléctrica (810 kilómetros). Y la velocidad de carga también es otro punto a mejorar en este y el resto de vehículos eléctricos, pese a los avances que han habido. Los tiempos de recarga son variables, pero incluso coches más adelantados, como los de Tesla, tardan en cargar 30 minutos.


El motivo de que no se dé una mayor velocidad de carga de los cables actuales sigue siendo el sobrecalentamiento que sufren estos al aumentar el flujo de corriente al nivel necesario para conseguir cargar baterías tan rápido como un depósito.


“Para cargar un vehículo eléctrico más rápido, una corriente [eléctrica] más alta necesita recorrer el cable de carga”, dice el equipo de Purdue, de acuerdo con información de El Confidencial. “Cuanto más alta sea la corriente, mayor será la cantidad de calor que deberá ser disipada para que el cable permanezca operativo”. Esto, en otras palabras, podría acabar en llamas.


Para realizar cargas completas en menos de cinco minutos, el equipo de Purdue asegura que se necesitan por lo menos 1.400 amperios. El cargador más avanzado en la actualidad, dicen, es incapaz de extraer el calor que genera esta corriente y está limitado a 520 amperios. Pero este nuevo sistema, dicen, es capaz de extraer hasta 24,22 kilovatios de calor y puede operar a 2.400 amperios sin problemas.


El secreto de este proyecto está en el enfriamiento del cable. Los investigadores utilizan un sistema de refrigeración de cambio de fase de líquido a vapor para que puedan adaptarse a una corriente eléctrica de más de 2 mil 400 amperios, lo que equivale a más de cinco veces la capacidad de los cargadores de vehículos eléctricos más avanzados.


Los cargadores actuales usan sistemas de refrigeración puramente líquida que, para poder elevar el nivel de corriente, requerirían cables mucho más gruesos y pesados imposibles de manejar para los consumidores. El sistema de refrigeración de Purdue evita incrementar el grosor del cable capturando calor de forma más efectiva gracias al cambio de fase en el que el elemento refrigerante pasa de líquido a vapor.


Este cambio de fase es capaz de “eliminar por lo menos 10 veces más calor que sistema de refrigeración líquida”.


La tecnología es tan efectiva que ha conseguido reducir el grosor del cable de carga y podrían permitir cargas muchísimo más rápidas, según indica el mencionado medio.


Lo que falta


El equipo de Purdue solo puede demostrar su sistema en el laboratorio. Para que el sistema de carga sea efectivo hace falta que la segunda parte de la ecuación también pueda admitir por lo menos 1.400 amperios. La realidad es que, hoy en día, ninguna batería de coche puede admitir esa corriente.


Escrito por: Electrotransporte
Volver