Noticias

Lanzarán primera estación flotante para buques eléctricos en alta mar

31/01/2022


La electromovilidad también quiere llegar al mar, donde losbarcos, según el último informe medioambiental europeo sobre transportemarítimo, son responsables del 13,5% de las emisiones de gases de efecto invernaderoprovocadas por el transporte en la UE y supone el 3% de la polución global.

La empresa que irá hacia este objetivo es Stillstrom (quesignifica «energía silenciosa» en danés), quequiere ser la primera en lanzar al mercado plataformas de carga a gran escalapara barcos. Estas estaciones usarán la energía eléctrica suministrada porcentrales eólicas flotantes para alimentar a los buques cerca de puertos yen alta mar.

Con esta estación de carga, la compañía quiere evitar lasemisiones que producen los barcos cuando están parados en alta mar o mientrasesperan a que les den acceso al puerto para soltar o recoger su mercancía.

La empresa indica que la capacidad de estas boyas de carga serálo suficiente como para alimentar una batería de tamaño SOV o un buqueeléctrico híbrido. Pero también quieren que suministre embarcaciones de todoslos tamaños, lo que implicará ampliar y adaptar esta misma tecnología.

Prueba

En eltercer trimestre de 2022, la compañía planea realizar la primera prueba de estesistema, con la expectativa de que una de estas estaciones boya suministreenergía durante la noche a uno de los buques de la compañía Orsted.

Esta compañía, también danesa, desarrolla, construye y explotaparques eólicos terrestres y marinos en distintos lugares del planeta. Entreesos proyectos está el Hornsea 2, un parque situado cerca de la costa británicaque a día de hoy es la central eólica flotante más grande del mundo, informauna nota de El Confidencial.

Orstedserá también la responsable de integrar la boya de carga a su red eléctrica y,según afirman, tienen la intención de hacer públicos todos los diseños de esteproceso para que pueda replicarse en otros lugares.

Stillstromes la última aventura empresarial de Maersk Supply Service, una filial delgigante naviero danés Maersk. «El objetivo es eliminar 5,5 millonesde toneladas de CO2 en un plazo de cinco años desde el lanzamientocomercial, eliminando además las partículas, los NOx y los SOx», afirmaSebastian Klasterer Toft, director del programa Venture de Maersk SupplyService.

Preparandola llegada de los buques eléctricos

Stillstromno es el primer modelo de estación flotante que vemos. Recientemente se anunció SeaRAY, unaespecie de batería gigante que funciona bajo el agua y que es capaz decargarse sola gracias a las corrientes marinas. El objetivo de SeaRAY esdotar de energía eléctrica tanto a barcos como a pequeños vehículos deinvestigación como los drones submarinos.

Creadapor investigadores del Laboratorio Nacional de Energías Renovables delos EE.UU. (NREL) y la compañía americana C Power, el prototipo ya se haprobado en el océano pacífico, al norte de la isla hawaiana de O’ahu. SeaRAYcuenta también con un sistema de recolección de datos que mide cómo reaccionala plataforma a las olas, las corrientes o las ráfagas de viento y que sirvepara que los científicos puedan evaluar su correcto funcionamiento.

Laproporción de barcos eléctricos es escasa todavía, algunos análisis sostienenque solo un 2% lo son, pero se prevé que este mercado crezca de 4.700millones de dólares (4.212 millones de euros) de 2021 a 16.200 millones (14.528millones de euros) en 2030. Esta tendencia irá a más con el tiempo y seguro queveremos más ejemplos de estaciones de carga marinas con nuevas tecnologíasen los próximos años.

«Haymuchos diseños diferentes por ahí», comenta Rebecca Fao, investigadora delNREL. «Cada desarrollador tiene su propia metodología para extraer energíade las olas».


Escrito por: Electrotransporte
VOLVER