Noticias

Perú: Cinco marcas se sumarán el 2023 a la venta de vehículos 100% eléctricos

25/07/2022


En el 2015, cuando llegaron los primeros 74 vehículos híbridos (combina motor a gasolina con uno eléctrico) a Perú, el impulso a la transición energética del sistema de transporte peruano era aún tímida. Para el 2020, ya se contabilizaban 578 vehículos ecoamigables circulando por la ciudad y en el 2021 la cifra ascendió a 1,457. Para este 2022, se proyecta un crecimiento por encima del 100%.

Solo de enero a junio de este año, se han importado 1,190 vehículos híbridos (308 son completamente eléctricos), un crecimiento de 134.7% respecto al primer semestre del 2021, según la Asociación Automotriz del Perú (AAP). El gremio afirma que se cerrará este año en 2,500 vehículos “ecoamigables” vendidos, de los cuales 120 vehículos serían eléctricos puros (vehículos eléctricos a batería).

El salto importante empezaría a darse en el 2023 por dos razones. Un primer punto es el ingreso de más competidores a este segmento de mercado. A la fecha, hay más de 20 marcas en el país que importan vehículos híbridos pero menos de cinco traen autos livianos 100% eléctricos de forma regular.

Según Ellioth Tarazona, gerente de la división legal de AAP, para el próximo año está confirmado que cinco nuevas marcas ingresarán “con mucha fuerza” a traer vehículos eléctricos a batería.

Marcas como General Motors, que ha prometido vender más autos eléctricos que Tesla en los próximos años -incluso ha reducido el precio en el mercado internacional de su Chevrolet Bolt-; así como la japonesa Nissan, que acaba de presentar en la región su modelo Nissan e-Powe, un eléctrico no enchufable, son algunas de las compañías automotores que ingresarían a este segmento en Perú.

Pero una segunda razón que movería el mercado de autos eléctricos es la próxima presentación de un proyecto de ley, elaborado por el Poder Ejecutivo -que se encuentra en fase de aprobación ante el Consejo de Ministros- para otorgar beneficios tributarios a la importación de estos vehículos, entre ellos, reducir de 18% a 13% la tasa del IGV ad valorem por un periodo de cinco años.

Asimismo, quedarían exonerados del Impuesto Selectivo al Consumo (ISC), según reveló el viceministro de Electricidad, Martín Dávila Pérez.

Según Tarazona, hay varios puntos por mejorar de la propuesta, tal y como se estaría planteando impulsaría principalmente el ingreso de motos lineales y vehículos menores electrificados, cuyos costos pueden ser más accesibles para la población.

Puntos por mejorar

AAP plantea que el beneficio tributario se aplique a vehículos eléctricos e híbridos pero de forma escalonada. Así, los vehículos a batería eléctrica deberían quedar exonerados del IGV por diez años; mientras que en los híbridos enchufables, el IGV sería de 0% solo por cinco años para luego subirlo a 9% por otros cinco años más. En tanto, para los híbridos enchufables, debería establecerse un IGV de 9% en el primer quinquenio.

Ello, apuntando a equiparar la cancha tarifaria entre un vehículo a combustión y los ecoamigables que, por las baterías de litio que utilizan llegan a costar un 35% a 40% más.

Considerando estos beneficios, la AAP calcula que para el 2023 podrían estar llegando más de 6,000 vehículos ecoamigables, con una meta de 500,000 para el 2031, es decir, casi el 10% del parque automotor. De lo contrario, no se llegaría ni a 10,000 vehículos electrificados.

El proyecto de ley que enviaría el gobierno al Congreso de la República también incluye exonerar de aranceles a la importación de vehículos eléctricos y a las autopartes de estos. Los propietarios de estas unidades se encontrarían inafectos al pago del Impuesto al Patrimonio Vehicular (IPV) por el mismo tiempo.

Además, se estaría proponiendo que los municipios junto con el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) coordinen nuevas disposiciones que permitan la masificación de este tipo de vehículos. Uno de ellos, en opinión de Tarazona, es la implementación de electrolineras. Hoy solo existen 47 cargadores en el país y solo tres cargadores rápidos, de propiedad de Engie.

“Desde el sector privado hemos venido impulsando este tema y en el interior del país, en centros comerciales como en Huancayo, así como en diferentes hoteles a nivel nacional, han empezado a instalar estos cargadores. Pero es hora de aplicar políticas más agresivas. Saludamos la iniciativa del Ministerio de Energía y Minas (Minem) pero esperamos reunirnos con ellos pronto para consensuar la propuesta”, finalizó.

Fuente: GESTIÓN.


Escrito por: Periodista Electrotransporte
VOLVER