Noticias

Transición a la movilidad eléctrica le cambia el “rostro” a las marcas chinas fuera de sus fronteras

03/11/2021


Las marcas chinas de autos estánprotagonizando el mercado de vehículos eléctricos con una imagen de calidad yalto estándar que no tiene que envidiar a Estados Unidos y Europa.

Si antes los fabricantes chinos tenían problemas parapenetrar mercados occidentales, por temas de calidad, equipamiento y seguridad,y por estar por debajo de los estándares de marcas de Estados Unidos y Europa,hoy la transición a la movilidad eléctrica está cambiando radicalmente estaposición, con marcas chinas que se abren paso exitosamente hacia mercadosinternacionales a través de vehículos eléctricos.

Esta vez, las marcas chinas de vehículos eléctricos noparten con una desventaja respecto a los fabricantes occidentales, y además elpaís asiático es el principal mercado mundial de este tipo de vehículos. Latransición a la movilidad eléctrica está siendo aprovechada por los fabricanteschinos para expandirse fuera de sus fronteras.

El grupo SAIC, uno de los cuatro principales fabricantes deautomóviles de China, se está introduciendo de forma exitosa en mercados comoAustralia, Europa o India, a través de una gama fuertemente electrificada (sumodelo estrella, el ZS EV, es un SUV compacto 100% eléctrico); lo hacevaliéndose de la marca británica MG.

Algunospolíticos acusan a China de subsidiar a sus empresas

Sinembargo, este cambio de paradigma también está reforzando el papel de Chinacomo exportador de automóviles: modelos de cierto éxito como el DaciaSpring o el Polestar 2 ya se ensamblan en el país asiático,mientras que las versiones de acceso del Tesla Model 3 y la gamacompleta del Tesla Model Y por el momento se importan desde Shanghái.

Lafirma alemana Smart, controlada por Geely y Mercedes-Benz a través de unaempresa conjunta, también producirá sus próximos vehículos eléctricos en elpaís asiático, pues los menores costes de fabricación permitirán a la compañíamejorar sus índices de rentabilidad. Lotus, también perteneciente a Geely,fabricará sus futuras berlinas y SUV en Wuhan, mientras que sus modelosdeportivos seguirán ensamblándose en Hethel (Reino Unido).

Inclusoel Grupo Volkswagen, cuyo comité de empresa está presionando para reforzar laproducción en sus plantas alemanas, ha tomado la decisión de comenzar aexportar vehículos desde China. Uno de los primeros modelos en llegar será elID.6, un SUV eléctrico de tamaño similar al Touareg que por el momento sefabricará exclusivamente en Anting y Foshan.

Algunoslíderes europeos han mostrado su preocupación ante esta situación, acusando aPekín de subsidiar a sus empresas para darles una ventaja injusta frente a lacompetencia internacional (SAIC es una empresa mayoritariamente estatal, porejemplo). Los fabricantes europeos también observan con cautela a los nuevoscompetidores: «Nos tomamos muy en serio a cada jugador nuevo. Por otrolado, nunca le tememos a la competencia», afirma Martin Daim, miembro dela junta directiva de Daimler.

ThomasIngenlath, director ejecutivo de Polestar, afirma por su parte que todas lasempresas de automóviles tratan de vender sus productos en el extranjero y queno hay nada inusual en lo que están haciendo las empresas chinas. «Es algoabsolutamente normal. Las marcas de automóviles, dondequiera que se encuentren,tienen negocios de exportación».


Escrito por: Electrotransporte
VOLVER